JJOO

untitled (14)

Falta una semana para que empiecen los JJOO y aún no sabemos qué deportistas participarán de manera definitiva.

Estamos a la espera de una resolución por parte de las Federaciones tras la última trama de doping de estado en Rusia. Y lo que es peor qué hacemos durante estas tres semanas que durarán las competiciones, ¿vibramos y nos emocionamos como solemos hacer habitualmente saltando del sofá con el esfuerzo lucha y sacrificio de estos admirables deportistas? o, por el contrario, por primera vez reinará la indiferencia por miedo a sentirnos engañados ya que dentro de unos meses o unos años se descubra una nueva oleada de doping que nos haga sentir engañados y dolidos con respecto a aquello que vivimos con pasión.

Somos conscientes que el deporte de alto rendimiento no es saludable. Llevar el cuerpo al límite no trae buenas consecuencias, pero al traspasar la línea sumergiéndose en el doping, aparece el principal tumor maligno del deporte.

Me preocupa que cada vez es más habitual que los deportistas se dopen, hemos llegado a un punto que nadie se escandaliza ante nada, ni le sorprende, como sí ocurría hace unos años. Debe preocupar y mucho que la principal reacción de los deportistas rusos sea el porqué de ese ensañamiento contra ellos, que esto mismo pasa en otros países y no se ha tenido tanta trascendencia.

Lo peor de todo es tomar al aficionado por tonto, y decirle que aquello con lo que se emocionó y disfrutó hace un tiempo era mentira.

Ha habido motivos más que suficientes como para dejar de creer, especialmente en el ciclismo, -siendo su máximo exponente el caso de Lance Armstrong-, que dejó de ser aquel deportista ejemplar, que había superado una enfermedad, que fue capaz de ganar un tour tras otro, para más tarde ser repudiado por tramposo. Este y otros casos parecidos serían motivos más que suficientes para ver los siguientes tours con indiferencia o incluso para dejar de seguir el ciclismo. Sin embargo, el aficionado siempre está ahí, respondiendo, confiando, creyendo, aplaudiendo.

No creo que el deporte de alto rendimiento corra peligro, ni creo que baje la audiencia ni la repercusión en estos JJOO a pesar de este reciente doping de estado de Rusia. Lo seguiremos y a buen seguro que volveremos a emocionarnos, vibrando y saltando en el sillón. Pero respétennos un poco, no jueguen más con nosotros y luchen por un deporte limpio pensando en los deportistas y también en los aficionados.

Ángel López Pérez

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.